Proprio 4

Deuteronomy 11:18-21,26-28 

Romans 3:21-25a,28 

Matthew 7:21-27 

Psalm 31 or 31:1-5,19-24 

Propio 4ª

Junio 1, 2008

La Capilla de Santa Maria

La base de la fe

       El domingo pasado, discutimos nuestra relación con la riqueza y el reino de Dios.  Hoy, Jesús nos habla de la diferencia entre lo que decimos y lo que hacemos.  Su metáfora es la de dos casas en medio de la tormenta.  Una tiene su cimiento en la arena y la otra en la roca.  La tormenta viene a las dos, pero después de todo, la casa con el cimiento en la roca quedó y la otra se cayó.

       Esta semana fui a una conferencia para las iglesias con pequeña asistencia en Outer Banks del estado.  Allí hay una playa y muchas casas construidas sobre la arena de la región.  En ver las escrituras, yo estaba sorprendido que íbamos a leer esta lectura hoy.  La mayoría de estas casas son para la venta, y me pusieron a pensar en sus futuros.  Cuando llega una tormenta o huracán, ambas natural como metafórica, estas casas no sobreviven.  El gobierno ayuda a los dueños con dinero de los seguros, y todos los que compran seguros tiene que pagar para su reconstrucción.  Si la tormenta es económico, como ahora, estas casas son las primeras que caen a la venta.

       Bueno, ¿que tienen que ver estas casas con el evangelio de hoy?  Primero, las casas de las que habla Jesús son nuestros seres, las casas que construimos durante la vida.  ¿Cómo sabemos si la construcción está en la roca o la arena?  Para mi es claro que Jesús está avisándonos que nuestras acciones son mucho mas importante que nuestras palabras.  Significa que como actuamos en la vida es mas importante que como parecemos.  Jesús dice que es posible decir palabras buenas sin entender ni actuar según su contenido.  Vivir así es construir nuestras casas en la arena.  Significa no tener fundación firme porque todo la energía va a la superficie.  Para las personas que construyen así, “lo que piensa la gente” siempre es mas importante que la verdad.  Sus casas caen porque, como el viento, “lo que piensa la gente” siempre cambia, y no pueden encontrar nada firme que dure.

       Entonces, ¿como vamos a evitar esta sucesión de eventos en nuestras propias vidas? ¿Qué es la roca que puede proteger nuestras casas en la tormenta?  Pues, si seguimos los mandamientos de Jesús, no solo en palabras, sino en la acción, construimos nuestras casas en la roca.  Amar, perdonar, dar, sin la expectación de recibir algo por hacerlo; en eso encontramos las materiales para construir la casa.  No hay duda que la tormenta viene a todos algún día; pero son las casas con sustancia, que son hechas de amor real y perdon sin limites que sobreviven.  La palabra vacía no puede soportar la presión del viento, solo la roca que da fortaleza a la casa arriba de ella.

       Todos nosotros conocemos a los que toman el nombre, “Católico” o “Cristiano” que no actuan según los mandamientos de su fe.  Su ejemplo a veces convence a otros no ser parte de la iglesia porque creen que todos nosotros somos hipocritas.  Nuestro reto hoy y siempre es construir nuestras casas en la roca, y mostrar otro ejemplo mas saludable a traves de nuestras vidas diarias.  El evangelismo con eficacia viene a través de nuestras acciones mas que de nuestras palabras.  Un dicho atribuido a San Francisco va así:  “Prediquen el evangelio siempre, si es necesario, usen palabras.”  Creo que todos nosotros podemos ser testigos de nuestro Señor de esta manera.

       Durante esta semana, debemos de enfocarnos en la construcción de nuestras casas espirituales.  Pregúntate a ti mismo, ¿Estoy viviendo las palabras del señor lo mas que puedo?  ¿Estoy construyendo esta casa que el señor me ha dado con el martillo del amor, la sierra del perdon, y el ladrillo de dar libremente?  Ojala que cuando la tormenta venga a nosotros, nuestras casas, esten fundadas en la roca de la vida de Cristo y sobrevivan para enfrentar otro día con el apoyo de nuestro Salvador.  A el, al Dios Padre, y al Espíritu Santo sea todo honor y gloria, ahora y por siempre.<o:p></o:p>

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *